sábado, agosto 05, 2006

La medida de los mundos

Un hombre es soñado y éste, a su vez, sueña otro hombre que sueña otro más, y éste último otro más. Y así en una sucesión tal vez eterna que no ha tenido ni principio ni fin.
Un juego de espejos continuo donde en un solo reflejo se dan todos los hombres y todos los mundos. El todo en las partes. Por eso, tal vez, el sueño sea un momento donde cabe todo el universo. Sin extensión alguna, no obstante, de una intensión infinita.
Un solo retazo del pensar, del recordar, del soñar es la medida de los mundos.

1 comentario:

f dijo...

y los sueños sueños son...

un saludo desde la radio,

reciba, etc.